viernes 11

Educación lenta: procesos por encima de resultados

Posteado por eduCaixa el 11/07/2014 en | 1 comentarios

Flexibilidad, diversidad, ritmos, creatividad… Éstos son algunos de los términos en los que incide el movimiento de la slow education o "educación lenta". Una tendencia surgida del movimiento slow y que tiene en el ámbito educativo uno de sus mayores retos.

Estas fechas relativamente tranquilas para la comunidad escolar son un buen momento para reflexionar sobre un modelo que propone huir de estructuras rígidas y eminentemente "resultadistas".

Los defensores del modelo slow se rebelan contra la creencia –tan extendida en nuestros días- de que "más rápido es mejor". Y lo hacen en las múltiples facetas de la vida, desde la alimentación hasta la vida urbana, pasando por el arte, las finanzas, la moda, la tecnología (¡!) y la educación, entre muchas otras.

Pero que nadie se lleve a engaño, la lentitud no se contempla como algo literal, sino que reivindica algo tan sencillo como respetar los ritmos de cada uno y los de los demás. En el ámbito educativo, la que se denomina metafóricamente "pedagogía del caracol" propone ajustar la velocidad del aprendizaje "al momento y a la persona".

Además, otros puntos relevantes son la experiencia directa como fuente de conocimiento, el fomento de la diversidad de las culturas, los saberes, las competencias y los puntos de vista, la participación y el diálogo, el reconocimiento de las necesidades y el estímulo del interés y la motivación de cada persona, el desarrollo de la curiosidad y el sentido crítico, etc.

Actualmente existen dos modelos escolares que ponen en práctica los fundamentos de la slow education; se trata de las escuelas Waldorf y Montessori, que implantan la pedagogía antes descrita e inciden en la importancia de los procesos por encima de los resultados.

Sin embargo, "en la época del tiempo sin espera" (Gianfranco Zavalloni), son cada vez más las escuelas que se plantean aplicar algunas de las pautas de la educación lenta. Autores como el mismo Zavalloni o Joan Domènech Francesch apuestan decididamente por ello. Tal como afirma este último, "el tiempo no puede colonizar nuestras vidas y las de la escuela, sino que hay que devolverlo a los niños y niñas y al profesorado para que pueda ser un tiempo vivido plenamente y, por tanto, plenamente educativo".

Y tú, ¿qué opinas de este cambio de paradigma? Como docente, ¿puedes contarnos alguna experiencia en este sentido?

Más información:

Por una pedagogía del caracol, de Gianfranco Zavalloni
Slow Schools and Slow Education. Connecting children to life
Conversación virtual entre Joan Domènech y Carl Honoré

 

Compartir


Categoría:

Archivo: 2014 » Julio 2014

Post Relacionado:

Dejar un comentario

Quiero identificarme con:

twitter facebook Google+
Texto a identificar
Los comentarios son moderados y deben aprobarse para su publicación. Consultar las Condiciones de uso

comentarios

    • martaorlo

      08 de junio de 2015 a las 13:32 h

      En la educación musical ya el dr. Suzuki en...

educaixa.com

recursos y materiales online - educaixa

reserva tus actividades - educaixa

regístrate en educaixa

 

 

Subscríbete al blog