martes 19

El aprendizaje cooperativo en el aula

Posteado por eduCaixa el 19/09/2017 en | 0 comentarios

Antes de indagar en el aprendizaje cooperativo, es pertinente preguntarnos, ¿qué es exactamente la cooperación? Desde haces miles de años nos hemos ocupado de estudiar al ser humano y su relación con el entorno, tanto físico como social. Aristóteles ya apuntaba que las personas somos seres sociales por naturaleza y nacemos y nos hacemos entre nuestros iguales. Tomar conciencia de la importancia de la comunidad es clave para el buen desarrollo individual y grupal.

Debemos entender, entonces, que la cooperación es uno los modos de interacción más importantes pues gracias a esta se sostienen desde los sistemas sociales, políticos, económicos y culturales, hasta un equipo deportivo, un proyecto de clase o una familia.

Así pues, la cooperación es parte esencial de todas las interacciones humanas y, por lo tanto, el desarrollo de habilidades y procesos cooperativos deben ser parte fundamental de la formación educativa desde muy temprana edad.

El aprendizaje cooperativo es una alternativa de enseñanza a los modelos tradicionales individualistas y competitivos. Numerosas investigaciones en los últimos años han demostrado una y otra vez que el aprendizaje cooperativo tiene múltiples efectos positivos sobre el alumnado.

Esta metodología es utilizada por docentes de todo el mundo y quienes la aplican consideran que mejora el rendimiento académico, la autoestima y las habilidades sociales, además de incrementar la motivación y el gusto por aprender de los estudiantes.

Si bien, la persona es social por naturaleza y la cooperación es una forma esencial de desarrollo individual y comunitario, el aprendizaje cooperativo no sucede de manera automática en las aulas y para llevarlo a cabo es necesario seguir un método que propicie este tipo de aprendizaje.

Quienes lo implementan diariamente advierten que agrupar estudiantes no es suficiente. Hace falta disponer de tiempo para organizar a los alumnos y recordar que es conveniente que exista un equilibrio en cuanto a niveles de conocimiento, habilidades específicas, motivación, disciplina y número de integrantes.

Por otro lado, los objetivos pedagógicos y de aprendizaje, así como los formatos de evaluación deben establecerse de forma clara y precisa y, a ser posible, consensuados con los estudiantes.

Solo así el aprendizaje cooperativo puede incidir positivamente en el proceso y la experiencia de aprendizaje del alumnado.

Debate abierto con David Johnson, experto en aprendizaje cooperativo, en CosmoCaixa

Pero, ¿cómo se estructura un grupo cooperativo exactamente?, ¿cómo se evalúa un proceso de aprendizaje cooperativo?, ¿cuáles son los recursos necesarios? Ya puedes ver completo el debate con David Johnson, experto del aprendizaje cooperativo, que tuvo lugar el día 21 de septiembre en CosmoCaixa.

¡Únete a la (R)evolución educativa!

Compartir

0

Categoría:

Archivo: 2017 » Septiembre

Tema:

recursos y materiales online - educaixa

reserva tus actividades - educaixa

regístrate en educaixa

 

 

Subscríbete al blog