jueves 21

Transformación educativa basada en la evidencia

Posteado por Equipo EduCaixa el 21/06/2018 en | 0 comentarios

Como suele ocurrir con la mayoría de aspectos sociales que precisan de un cambio urgente, el cambio de paradigma educativo en el que la sociedad está inmerso ha traído consigo un sinfín de “recetas” sobre la “nueva educación”: metodologías, recursos, materiales, programas. Dada la urgencia, la utilidad y la eficacia de estas recetas, no siempre se corroboran de manera rigurosa. Y es que, paralelamente al movimiento de la transformación educativa, ha surgido una corriente de innovación pedagógica con gran cantidad de seductoras propuestas que suelen incorporarse a las rutinas escolares sin haber sido validadas previamente.

Del mismo modo que nadie esperaría que un medicamento saliera al mercado sin haber pasado una fase de experimentación y evaluación estrictas, con resultados y evidencias positivas, ¿por qué en el campo de la educación no es así? Poco se ha oído hablar sobre la reforma de la educación basada en las evidencias. Esta se define como la práctica de tomar decisiones a partir de los resultados de investigaciones y evaluaciones rigurosas; aunque puede parecer obvio, la realidad del ámbito educativo no es siempre esta.

 

Por ello, desde hace algunas décadas, cobra fuerza el movimiento a favor de una educación centrada en la evidencia donde la evaluación y la investigación tengan un papel más relevante en la toma de decisiones relacionadas con el tipo de programas educativos, metodologías, recursos y herramientas que se utilizan. El trabajo de Robert Slavin, profesor, investigador y actual director del centro de investigación y reforma en la educación de la John Hopkins University, y Nancy Madden, profesora e investigadora del mismo centro, cofundadora y presidenta de la Success for All Foundation, son un claro ejemplo de cómo la investigación y los datos rigurosos tienen cada vez más relevancia en el campo educativo.

Hablar de evidencias en educación no significa que los centros educativos tengan que ponerse al servicio de investigadores externos. Por un lado, implica poner al alcance de la comunidad docente información contrastada, respaldada y veraz, para empoderarlos así en la toma de decisiones. Por otro lado, conlleva promover la evaluación dentro del propio centro a través de reuniones de seguimiento, rúbricas de evaluación, evaluación entre pares, retroalimentación del alumnado y las familias; las evidencias nos permiten saber lo que funciona en educación y seguir mejorando.

 

Ahora bien, las evidencias derivadas de evaluaciones e investigaciones externas a la escuela son de gran valor también. Existen tres elementos y acciones clave para realizar un correcto uso:

  • Los centros educativos deben facilitar la realización de evaluaciones de impacto enfocadas en las diferentes intervenciones educativas de manera periódica y sistemática, para así poder identificar lo que funciona y cómo funciona en la educación.
  • Los resultados de dichas evaluaciones deben ser materializados en recursos y herramientas accesibles y comprensibles para el profesorado y la comunidad educativa en general.
  • Asimismo, es imprescindible que desde la política pública se promueva, por un lado, la implementación de programas y herramientas educativas que hayan sido validados previamente. Por otro lado, es necesario que se fomente a su vez la realización de evaluaciones de impacto.

En resumen, los resultados de evaluaciones e investigaciones constituyen un cuerpo de evidencia que debe ser la base tanto de la política pública como de la práctica educativa. En este sentido, es imperativo que el profesorado y las escuelas faciliten la evaluación de sus prácticas y se aseguren de que aquellos programas y estrategias que implementan tengan fundamentos sólidos. Los gobiernos locales y nacionales, por su parte, deben preocuparse por evaluar de manera integral y continua los métodos y las herramientas que se utilizan.

 

Pero ¿qué constituye un buen cuerpo de evidencia? ¿Cómo podemos identificar evidencias fiables? ¿Dónde y cómo podemos formarnos para el análisis de evidencias? ¿Cómo trasladar las evidencias a la práctica en las aulas? Para responder a estas y otras preguntas te invitamos a la próxima edición del ciclo de conferencias (R)evolución educativa el próximo 4 de julio en CosmoCaixa Barcelona. Acompáñanos a debatir abiertamente acerca de la importancia de la evidencia como eje conductor de la transformación educativa junto a Robert Slavin y Nancy Madden.


Compartir

2

Categoría:

Tema:

Post Relacionado:

recursos y materiales online - educaixa

reserva tus actividades - educaixa

regístrate en educaixa

 

 

Subscríbete al blog