sábado 09

La evaluación en la educación: quién, cómo y por qué

Posteado por Equipo EduCaixa el 09/06/2018 en | 0 comentarios

El concepto de evaluación, probablemente, evoque, en la mayoría de nosotros, aquellos períodos de estudio memorístico, exámenes, evaluaciones y notas finales de nuestra vida estudiantil. 
La evaluación es, sin duda, un elemento indispensable de la educación y, aunque son dos caras de la misma moneda, no siempre se implementa de la mejor manera. ¿Es la evaluación exclusiva del alumnado el único modo de medir la calidad educativa? ¿Qué debemos evaluar para mejorar la educación? Y lo que muchos también nos preguntamos es ¿por qué y para qué debemos evaluar?

Durante las últimas décadas, el movimiento global por la transformación educativa ha irrumpido con fuerza con nuevas metodologías de aprendizaje y enseñanza, lo cual ha inspirado el debate y la reflexión en torno a la evaluación. Una de las discusiones clave en este debate versa sobre la necesidad de entender la evaluación como una herramienta imprescindible que acompaña a la transformación en la que está inmerso el sistema educativo y la sociedad misma. Y es que, tal como lo describe el reconocido intelectual y educador, Elliot Eisner, “ningún esfuerzo por cambiar las escuelas puede tener éxito, si no se diseña un acercamiento a la evaluación que sea coherente con el cambio deseado”. Es decir, si queremos transformar la educación tenemos que saber no solo hacia dónde queremos ir, sino también en qué punto del camino nos encontramos en cada momento.

Medir las diferentes variables y los componentes de la práctica educativa desde la escuela y sus agentes nos permite generar evidencias, las cuales nos acercan a la realidad educativa del centro por medio de un diagnóstico preciso. Este nos permitirá saber qué debemos cambiar, aquello que podemos mejorar y aquello que funciona y podemos compartir con la comunidad educativa. En resumen, la evaluación ha de convertirse en una herramienta de mejora colectiva, transformación educativa y social. Por ello, debe dejar de estar enfocada exclusivamente en el alumnado para pasar a formar parte de la cultura del centro educativo, ampliando el foco de atención hacia el claustro de profesorado, las metodologías, las intervenciones y los programas. En este nuevo enfoque, la evaluación debe a su vez adquirir un carácter abierto y participativo en la que todos los actores tengan un rol activo.

Paralelamente, existe un enfoque diferente –pero no menos importante– de la evaluación: la evaluación realizada por actores externos a la escuela. Dada la importancia de la evaluación para la transformación social y educativa, es imprescindible basar nuestras decisiones en evidencias sólidas. Para Robert Slavin, director del centro para la investigación y la reforma de la educación de la John Hopkins University, la práctica de la educación debe también basarse en los resultados de evaluaciones e investigaciones rigurosas. Dichas investigaciones no son trabajo de los centros educativos, sino de equipos especializados de investigación. La labor de los líderes escolares y del profesorado radica en hacer uso de los hallazgos y resultados para informar de la toma de decisiones en la práctica educativa.

Este mes hablaremos de la evaluación y las evidencias en la educación: ¿cómo generar y utilizar la evidencia desde la escuela? ¿Cómo hacer un uso debido de la evidencia externa? Te invitamos a seguir nuestros canales de comunicación para participar en el debate y aprender juntos acerca de esta temática.

Compartir

4

Categoría:

Tema:

Post Relacionado:

recursos y materiales online - educaixa

reserva tus actividades - educaixa

regístrate en educaixa

 

 

Subscríbete al blog